Pulpitos solidarios

pulpito solidario

Si te interesa el mundo de la maternidad y paternidad, habrás visto muchos pulpos de ganchillo por internet. Se trata de una iniciativa que viene de Dinamarca y se ha extendido por varios países: los pulpos solidarios. Estos pequeños muñecos se están convirtiendo en unos grandes aliados de los bebés prematuros, en alún medios de comunicación los han llamado cordones umbilicales de ganchillo, ¿quieres saber por qué?

En Dinamarca se descubrió que al colocar estos pulpos de crochet o ganchillo en la incubadora del bebé, este se cogía a los tentáculos, que tienen forma rizada, y se sentían más relajados. La muestra y consecuencia de ello es que su respiración era más constante, su corazón latía de manera más regular, respiraban, por tanto, mejor, y mejoran los niveles de oxígeno en la sangre. Además, al cogerse a los tentáculos tienden menos a quitarse las sondas que tienen en el cuerpo.

La razón de que estos pulpos sean beneficiosos es que hacen que el bebé se sienta como cuando estaba dentro del útero de la madre, cogido al cordón umbilical. Al sentirse más seguro, no se estresa tanto, se relaja y su respiración y su corazón funcionan de manera más regular. Es lo mismo que nos ocurre a los adultos cuando pasamos de un estado de estrés o ansiedad a un estado de relajación. Al bebé le damos ese estímulo contextual que le relaja, y el cuerpo funciona mejor, porque es importante para su mejor recuperación, y es que el estrés es un obstáculo para la salud.

Desde la asociación danesa Spruttegruppen establecieron los materiales, medidas e instrucciones para confeccionar pulpos que fueran seguros para los bebés prematuros. Hicieron un llamamiento a la sociedad en 2013 para que donaran pulpos y consiguieron repartir unos 22.000. Ahora, esta iniciativa ha sido seguida por otros países europeos, y acaba de llegar a España. Asociaciones como Noupops o Pulpitos Solidarios se encargan de gestionar el reparto, y facilitar el patrón y las instrucciones para elaborarlos.

POR QUÉ EL BEBÉ PREMATURO NECESITA CUIDADOS ESPECIALES
Los bebés prematuros son aquellos que nacen antes de la semana 36 de gestación (el embarazo dura, de media unas 40 semanas). Generalmente se hace referencia a ellos según han nacido en el séptimo (sietemesinos) u octavo mes (ochomesinos) de embarazo, aunque los hay que nacen antes de la semana 28, que se consideran extremadamente prematuros. España es considerada uno de los países europeos con mayores tasas de nacimientos prematuros, y es que estos han aumentado en las últimas décadas. Aunque se desconocen las razones concretas por las que puedan ocurrir estos tipos de partos antes de tiempo, se cree que el hecho de tener que retrasar la gestación hasta edades avanzadas (mayores de 35 años), pueda ser uno de los desencadenantes. Uno de los principales problemas de los bebés prematuros es que su peso es muy bajo al nacer, y tienen que permanecer en una incubadora, que los mantiene en las condiciones de temperatura y humedad idóneas, hasta que consigan un peso superior a 2.000 gramos y se recupere de cualquier posible problema derivado de su prematuridad (problemas respiratorios, anemia, dificultad para digerir la comida, etc.).

¿QUIERES APORTAR UN PULPO DE GANCHILLO?
Las instrucciones las encontrarás en las páginas de Noupops y Pulpitos Solidarios. Es posible que en algún hospital cercano a tu ciudad están poniendo en marcha esta iniciativa en la unidad de neonatos, así que infórmate por internet, o por medio de las citadas ONGs para saber si lo están haciendo y cómo puedes hacer llegar tu pulpo. Por ejemplo, tienen puntos de recogida en algunas ciudades, pero si no está la tuya no pasa nada porque puedes enviarlos por correo.

En el Hospital Universitari Dexeus, del Grupo Quirónsalud, se han empezado a repartir los pulpos solidarios a los bebés prematuros que han nacido antes de las 32 semanas o a aquellos con un peso inferior a los 1.500 gramos.

Cabe destacar que este Hospital dispone de una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal de nivel III, de máxima complejidad asistencial, dotada de los recursos humanos y tecnológicos necesarios para el cuidado de estos bebés.

Para la coordinadora de la Unidad de Neonatología del Hospital Universitario Dexeus, la Dra. Roser Porta, estas “iniciativas son muy bienvenidas a la UCI neonatal. Los pulpos de ganchillo invitan a los prematuros a cogerlos de las patitas para mejorar su flexibilidad motora y ayudar al cerebro en su desarrollo. Además, aportan calidez y un toque de color para suavizar un entorno frío y tecnológico, y esto también es bueno para los padres”.

Julia Pascual, supervisora de paritorio, pediatría y neonatos del Hospital Universitario del Henares (Madrid)), explica cómo su centro médico se adhirió a esta bonita iniciativa. «Desde este febrero está empezando a implantarse en los Hospitales del Corredor del Henares y nosotros nos unimos. En realidad, esta idea no tiene ningún estudio científico que lo avale. Es más observación y sabiduría “de la abuela”. El proyecto comenzó a partir de la experiencia de algunas enfermeras que observaron la necesidad de los bebés prematuros de tener algo agarrado».

Los pulpos tienen que hacerse de una pieza para no tener que coser los tentáculos. Están hechos con la técnica japonesa del amigurumi, que se realizan en espiral, por lo que el tejido es continuo y se evita que haya piezas que se puedan desprender». Pascual destaca que esta iniciativa es sin ánimo de lucro.

Si te interesa elaborar uno debes seguir estrictamente las instrucciones, patrón y medidas que tienen en la página web. También hay canales de Youtube donde enseñan a hacer estos pulpos. En nuestra tienda encontrarás todo lo necesario y una amplia gama de hilos Tu Amigurumi Cotton para hacer estos pulpitos, son de excelente calidad, fabricados en UE y cumplen todos los requisitos.

– Se necesita realizar con ovillos 100% algodón

– El ganchillo debe ser medio milímetro más pequeño que el indicado en el ovillo, para -garantizar que el relleno no se saldrá por los agujeritos del punto.

– Es importante tejer apretado por esa misma razón.

– Se recomienda un algodón de grosor 8/4 u 8/8, que es en torno a 3,5mm y 4 mm.

– Tejeremos, según el grosor del hilo, con ganchillos de 3 o 3,5 mm. Si el hilo es más pequeño, recuerda utilizar un ganchillo medio milímetro más delgado.

– El relleno del pulpo debe ser sintético o guata, y nos debemos asegurar de que es capaz de soportar lavados de 60 grados, porque estos pulpos los pondrán a lavar cuando les lleguen.

– Debemos rellenar mucho mucho el interior del pulpo, porque el lavar este material se reduce en un 20%.

– Nosotros no debemos lavarlo en casa.

– No utilizar ojos de seguridad ni botones para los ojos, deben ser bordados o hechos de ganchillo y cosidos. Tampoco debemos preocuparnos si nos quedan bien estos detalles del pulpo, en internet veremos modelos muy originales, pero en realidad el bebé no los ve, solo le gusta su tacto.

Tutorial explicativo para tejer pulpitos de ganchillo para bebés. Explicado paso a paso.

Razones para tejer pulpitos solidarios para bebés prematuros

Pulpitos solidarios
Valora está publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *